Trabajadores de los espacios de memoria, denuncian flexibilización y vaciamiento

Trabajadores y trabajadoras de los espacios de memoria de Córdoba denuncian un grave “deterioro de las políticas públicas de Memoria y Derechos Humanos en la Provincia”. La problemática que viene de hace varios años afecta los derechos laborales y el desempeño de las tareas correspondientes por falta de personal.

Por Redacción*

Trabajadores y trabajadoras del Archivo Provincial de la Memoria, sitio  creado mediante una ley sancionada el 22 de marzo de 2006 como un “organismo con plena autonomía funcional y económica, en el área Ministerial de Justicia del Poder Ejecutivo de la Provincia de Córdoba”;  junto a los espacios para la memoria y la promoción de derechos humanos -ex campo de tortura y exterminio  La Perla, y  Campo de la Ribera-, están haciendo pública  una situación crítica que no escapa a la realidad que vive el sector público en general. Denuncian flexibilización laboral y vaciamiento. A continuación publicamos este texto donde describen con precisión un conjunto de demandas que requieren una solución urgente:

“Los trabajadores y trabajadoras públicos de la Provincia estamos transitando momentos sumamente críticos, nuestra actual situación es el relejo de políticas de flexibilización del gobierno provincial que apuntan certeramente al vaciamiento de ciertos sectores del estado en Córdoba.

“Sin orgánica ni carrera administrativa, con sueldos bajo la canasta básica, con contratos basura y compañeros precarizados en la figura del monotributo, decidimos que cada actividad por la memoria sea  un espacio de visibilización de nuestros reclamos.

“Los Espacios para la Memoria de Córdoba no son ajenos a esta realidad, ya que, desde hace años somos testigos del constante  deterioro de las políticas públicas de memoria y Derechos Humanos en la Provincia. Desde 2012, los Espacios de Memoria han perdido más de 30 cargos, esto no sólo impide la planificación del proyecto de trabajo y el  normal desarrollo de  nuestras tareas, sino que convierte a les trabajadores en “multitareas” en un intento de sostener el proyecto institucional por el que trabajamos 15 años con amor y compromiso.

“Sin orgánica ni carrera administrativa, con sueldos bajo la canasta básica, con contratos basura y compañeros precarizados en la figura del monotributo, decidimos que cada actividad por la memoria sea  un espacio de visibilización de nuestros reclamos.

“Si las Políticas de Memoria dependen de les trabajadores, aquí estamos para defenderlas  para todes les cordobeses, y por eso pedimos respuestas urgentes a los responsables de darlas, para que estas instituciones sigan siendo de referencia nacional e internacional, para que sigan enorgulleciendo a nuestra Córdoba y especialmente, porque la existencia de estos Espacios de Memoria, recuperados gracias a la lucha de los organismos de DDHH, son fundamentales para la consolidación de las políticas públicas de memoria y el fortalecimiento del ideario democrático en nuestra provincia.

Un estado sin derechos, es un estado sin memoria”.

*Agencia Prensared. Fotos archivo.

www.prensared.org.ar