Sentencia: 8 imputados condenados a  perpetua, 5 a 18 años, uno a 4, y dos absueltos

Causa Diedrichs-Herrera. Prisión perpetua para Vergez, Acosta, Barreiro, Díaz, Diedrichs, Lardone, López y Morard. 18 años para Gómez, Yabour,  Lucero, Molina y  Yanicelli.  4 años para Fernando Rocha.  Grandinetti y Meira fueron absueltos. Flores fue apartado por razones de salud y Herrera- que tenía pedido de perpetua- falleció. Al inicio se cumplió con el acto procesal de la última palabra. Seis ejercieron ese derecho.

Por Katy García*

El juicio que comenzó el miércoles 9 de septiembre de 2020 culminó esta tarde  con la lectura de la parte resolutiva del veredicto al que arribó el tribunal conformado por Carolina Prado (presidenta) y los vocales  Jaime Díaz Gavier y Julián Falcucci.

Por la mañana el Tribunal  cerró el debate con la última palabra. De los 18 imputados iniciales quedaron 16. Durante el proceso Calixto  Flores fue apartado por enfermedad y el sargento ayudante José Hugo Herrera falleció.

El  Tribunal resolvió por unanimidad no hacer lugar a los pedidos de la defensa de los acusados respecto a: la extinción de la acción penal por prescripción, las violaciones a la garantía de juzgamiento en plazo razonable; las nulidades parciales del requerimiento de elevación a juicio, del alegato del Ministerio Público Fiscal, y el planteo de inconstitucionalidad de la pena de prisión perpetua.

Las condenas

El Tribunal juzgó que los pedidos de penas efectuados por el fiscal Maximiliano Hairabedián durante las conclusiones expuestas eran las correctas. Aunque los fundamentos se conocerán recién el 22 de marzo próximo.

Los 16 hombres que escucharon el veredicto pertenecían a las fuerzas policiales y al ejército. Estaban acusados por los delitos de privación ilegal de la libertad agravada, imposición de tormentos y tortura  agravada y homicidio agravado en concurso real. Fueron condenados por  algunos hechos, y en otros absueltos. Recibieron prisión perpetua: Jorge Exequiel Acosta, Ernesto Guillermo Barreiro, Carlos Alberto Díaz, Luis Gustavo Diedrichs, Ricardo Alberto Lardone, Arnoldo José López, Emilio Morard y  Héctor Pedro Vergez.

18 años para Miguel Ángel Gómez, Yamil Jabour, Alberto Luis Lucero,  Juan Eduardo Molina, y Carlos Alfredo Yanicelli4 años para Fernando Martín Rocha. Carlos Horacio Meira y  Arturo Emiliano Grandinetti fueron absueltos.

La causa juzgada reunió dos expedientes.  Diedrichs, con tres hechos  consumados entre el 29 de junio y el 15 de agosto de 1976 en perjuicio de siete víctimas. Claudio Luis Román Méndez, Miguel Ángel Ernesto Arias Cuello, Juan Carlos Soulier Guillén, Adriana María Díaz Ríos, Sebastián Soulier, Luis Freddi Soulier, Luis Roberto Soulier Guillén. En tanto que la acumulada Herrera investigó los crímenes   perpetrados entre el 26 de marzo y el  10 de septiembre de 1976  en perjuicio de 36 militantes.  Los abogados Claudio Orosz y Lyllan Luque representantes de la querella pidieron le pena máxima basados en abundante prueba. Se trata de los hechos mencionados en el primer expediente y el primero (Hugo Donemberg) del segundo cuyos autores fueron condenados como lo habían solicitado la querella y el fiscal.

Las 43 víctimas según  la acusación fueron sometidas a secuestros, torturas y desapariciones en el Ex Departamento de Informaciones  (D2) y en el excentro clandestino de detención La Perla que dependía del Destacamento de Inteligencia 141 “General Iribarren”, a cargo de Luis Gustavo Driedrich. Ambos lugares son actualmente espacios de memoria.

En varios casos no llegaron a comprobarse. Uno de los puntos de la resolución lo explica. Sostiene la  existencia material de los hechos que afectaron a las víctimas: Ernesto Martín Mora, Juan Carlos González Velarde, Wenceslao Vera, Francisco Isidoro Zamora, José Alberto García Solá, Yolanda Dámora, Néstor Albino Acosta, Ángel Jaeggi Díaz, Edelmiro Cruz Bustos Benavídes, Horacio González, Graciela Haydeé Torres, Olga Yolanda Mamaní, Luis Eduardo Torres, Manuel José Campos, Aldo Oscar Ojeda, Ramón Antonio Ramírez Castellano, Ana María del Valle Ramírez Castellano, Carlos Ángel Salles, Eddy Lilian Salles, Hugo José Oyarzo y Amado Aostri. Reconoce que fueron parte del plan sistemático de eliminación de opositores políticos y que son delitos de lesa humanidad ocurridos a partir del 24 de marzo de 1976. Pero no pudieron corroborar  con pruebas de certeza que hayan estado en el campo de concentración La Perla.

Por otra parte  se enviaron a la Fiscalía Federal N°3  los expedientes de Estela Clara Schussle y Horacio Mario González para que se profundice la investigación.

Última palabra

Solo ejercieron este derecho seis imputados. La mayoría reconoció el trabajo realizado por  los abogados defensores y el Tribunal. Yabour y Lucero  ratificaron su inocencia. Morard manifestó que las  palabras finales “son simbólicas” y se dirigió a los historiadores del mañana. “Me siento privado de justicia”,  dijo, aludiendo a que debió ser juzgado por  un Tribunal militar. Acusó a la justicia de violar las leyes de la época y  los tratados internaciones. En ese orden afirmó que “se debe condenar con pruebas contundentes, no por inferencias” y que en este juicio no se pudieron comprobar los delitos por los que fue acusado.  Pidió que sea considerado en modo singular y no con el colectivo.

Gómez destacó su comportamiento  durante la instrucción y luego en la cárcel donde se desempeña como fajinero desde hace ocho años. Contó que por ello obtuvo  altas calificaciones  por  buena conducta. Solicitó, entonces,  que se lo tenga en cuenta para realizar salidas  transitorias. Ya que sabe que no le será otorgada una domiciliaria.

López comenzó poniendo en duda la última palabra. Se preguntó  si tendría algún significado “hacer una manifestación a esta altura del debate cuando la sentencia ya está escrita”. Reiteró su incredulidad en los doctores Díaz Gavier y Falcucci recusados por él. “Este tribunal es ilegal”, afirmó. También criticó al fiscal Hairabedián por sus argumentaciones que “recurren a cuestiones livianas” a las que comparó con algunas series de Netflix. “No tengo dudas de que seremos condenados y que estos juicios amañados son resultado  de acuerdos políticos”, señaló. También se escudó en la teoría de los dos demonios para justificar los crímenes y reafirmó que no se arrepiente de nada de lo que hizo en su vida.

Lardone adhirió a las palabras de López y negó su participación en los hechos. “Desconozco la acusaciones que instaló la doctora López de Filoñuk. Me declaro inocente de todos los cargos”, manifestó. Luego les  agradeció a los defensores, en especial al  doctor Belagardi que perdió  a su madre durante el proceso. Hizo lo propio con el Fiscal y el Tribunal “por haberme permitido pasar una navidad con mi familia”.

El juicio se desarrolló  en la sala de audiencias del Tribunal Oral Federal en lo criminal n°1, sin público por la pandemia ocasionada por la Covid 19. En  el canal de YouTube del Tribunal Federal 1 se pueden  ver y escuchar todas las audiencias.

Familiares, de las víctimas y militantes de los Organismos de derechos humanos asistieron a escuchar la sentencia -del doceavo juicio por crímenes de lesa humanidad- en la explanada de Tribunales Federales.

Veredicto

*Agencia Prensared | Fotos Nicolás Castiglioni

www.prensared.org.ar

V: 163 T: 182421