Se inauguró la Escuela Nacional de Agroecología

Días atrás se realizó el lanzamiento oficial de la Escuela Nacional de Agroecología (ENA), impulsada por el la Rama Rural del Movimiento Trabajadores Excluidos (MTE) y con el apoyo de distintas áreas del Ministerio de Agricultura de la Nación, entre ellas la Secretaría de Agricultura Familiar y la recientemente creada Dirección Nacional de Agroecología.

Por Redacción*

La apertura se realizó en las instalaciones de la Escuela José Carlos Mariátegui, ubicada en la localidad de Hipólito Vieytes, perteneciente al partido de Magdalena, en la provincia de Buenos Aires. Contó con la presencia de la jefa de Gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación, Diana Guillén; el ministro de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez y el secretario de Agricultura Familiar, Miguel Gómez, entre otros funcionarios.

Entre sus principales objetivos, esta escuela buscará sistematizar las experiencias productivas en agroecología para “multiplicar los aprendizajes en todo el territorio nacional”. Así lo explicó durante la apertura Lucía Condenanza, una de las coordinadoras de la ENA. “Es una propuesta pedagógica que, a su vez, es una sistematización del proceso de formación que ya se viene dando en el movimiento. Esa experiencia acumulada es una potencia muy fuerte para esta escuela”, dijo Condenanza.

La ENA se propone generar materiales didácticos y comunicacionales que contribuyan a ampliar esta perspectiva productiva. Además, desarrollará propuestas formativas -tanto presenciales como virtuales- según “las necesidades de cada territorio”.

“Muchas veces en el campo nos faltan técnicos formados. Por eso el primer curso será para formar formadores. Quién más que los propios productores pueden estar en el territorio acompañándose mutuamente”, dijo durante Facundo Monguzzi, coordinador general de la ENA, durante la presentación.

Edgardo Barboza, productor cordobés invitado a la presentación que se realizó el lunes pasado

“Los compañeros en su experiencia de vida tienen un conocimiento acumulado que muchas veces no nos brinda la academia. Somos artífices de esta nueva construcción”, acompañó en ese sentido Edgardo Barboza, productor agroecológico de Córdoba.

En cuanto a su metodología operativa, Facundo Monguzzi explicó a InterNos que la ENA tendrá una impronta “trashumante”. Esto quiere decir que, más allá de que tendrá una sede fija en el edificio ubicado en Vieytes, la idea es que los agrónomos y productores con experiencia en agroecología puedan recorrer localidades y zonas productivas para dar dichos cursos.

“La idea es ir construyendo sedes en todo el país. Pero siempre se mantendrá la lógica trashumante. No queremos que los productores se muevan hacia las sedes, sino nosotros movernos hacia el territorio”, explicó Facundo a este medio.

Facundo Monguzzi, quien conversó con InterNos sobre las lógica operativa de la Escuela

En cuanto a la validez que tendrá este proceso formativo, Monguzzi dijo que “están trabajando en la validación en el Ministerio de Educación de la Nación” aunque el proceso llevará algunos meses. Los cursos estarán a cargo de productores ya formados, pero se sumarán a su vez agrónomos, pedagogos y hasta psicólogos que acompañarán estos procesos.

La ENA tendrá como director honorífico a Santiago Sarandón, docente de la Universidad Nacional de La Plata, quien fue reconocido con un presente por militantes del MTE Rural dado su trabajo en la promoción de la agroecología. “Estamos en un momento de inflexión. Vemos claramente el derrumbe de un modelo, de una manera de hacer agricultura que todavía permanece, pero que muestra signos de deterioro”, dijo Sarandón que en septiembre de 2020 conversó mano a mano sobre agroecología con InterNos.

Santiago Sarandón, referente en agroecología, presente en la jornada

“Todos los problemas que estamos viendo: plaguicidas, costos, erosión, no son problemas de una mala aplicación de un buen modelo; son síntomas inequívocos de un mal modelo, de una idea equivocada de lo que debe ser la producción. Demasiado simplista, productivista, de corto plazo”, agregó el docente.

En la misma dirección fueron las palabras de Eduardo Cerdá, hoy a cargo de la Dirección Nacional de Agroecología creada en 2020. “Estamos dejando atrás un paradigma basado en la sustancia, lo material y la competitividad, que dejaba de lado lo que no se puede medir, como la salud”, dijo el funcionario.

Y agregó: “La Dirección Nacional de Agroecología legitima al campo de la agroecología que tiene que ver con los movimientos, con la práctica de los productores, con la ciencia y con los ciudadanos eligiendo de qué forma vivir”.

“La Dirección Nacional de Agroecología legitima al campo de la agroecología que tiene que ver con los movimientos rurales”, dijo Eduardo Cerdá

Diana Guillén, por su parte, hizo hincapié en la necesidad de avanzar en una normativa para el desarrollo de los biopreparados que se diferencie de la producción industrial de bioinsumos, hoy una alternativa pujante en un contexto donde la reducción de agroquímicos es una fuerte demanda de los mercados y los consumidores.

“Hoy el Senasa registra agroquímicos y bioinsumos, pero la norma tiene el mismo concepto para ambas. Es una norma para bioinsumos fabricados industrialmente y nosotros lo que necesitamos es el desarrollo de un paragua que le permita a los pequeños productores recorrer el camino de los biopreparados, que no tienen la misma lógica”, señaló Guillén.

El evento contó con la participación del ministro de Desarrollo Productivo de la provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez, quien se mostró orgulloso de que el MTE Rural “haya elegido la provincia para hacer el lanzamiento de la escuela”. El ministro destacó además el trabajo que vienen haciendo desde la cartera para promocionar a la agroecología, con acciones como el lanzamiento del Programa de Promoción Agroecológica creado el año pasado.

“Es un orgullo que nos haya elegido la provincia de buenos Aires para hacer el lanzamiento de la Escuela”, dijo el titular de la cartera de Desarrollo Productivo

“Es la concreción de una mirada llevada a una política pública, donde impulsamos capacitaciones, investigaciones y hasta generamos una certificación provincial”, dijo sobre el programa. No obstante, en referencia a la ENA, Rodríguez agregó: Es un paso más para que muchos más productores se sumen a la transición agroecológica, algo esencial dado el contexto que nos toca vivir”.

Hacia el final dio su palabra Bruno Rodríguez, de la organización Jóvenes por el clima. “Creo en esta apuesta política que se está llevando adelante desde los movimientos rurales. Siempre, en cada paso que se dé en ese sentido, la juventud va estar acompañando porque es el rol que nos toca en este contexto tan particular”.

*Artículo publicado por Revista InterNos (revistainternos.com.ar).-

www.prensared.org.ar

V: 92 T: 163078