“Para Estados Unidos ahogar a Cuba para rendirla por hambre y desesperación, este tiempo es  ideal”

Durante el programa radial “No por mucho madrugar…” que se emite por Radio Nacional Córdoba, Nicolás Fassi y María Ester Romero, entrevistaron a Isabel Rauber para conocer su punto de vista sobre la situación de Cuba. Habló del bloqueo, del cinismo internacional y de la necesidad de “actualizar modalidades políticas de diálogo entre la población y el gobierno”

Por Redacción*

Isabel Rauber, filósofa, investigadora y docente universitaria, interpreta la protesta llevada a cabo el domingo pasado en la República de Cuba un hecho inesperado que tomó por sorpresa porque “No era una cuestión anunciada. Arranca en un poblado de San Antonio de los Baños que queda a unos 60 km de  La Habana  y se replica, tal vez coordinadamente, en otros puntos del país y en algunos barrios de la capital, en la zona del Malecón”, describe, la intelectual argentina que conoce la isla caribeña porque la habitó 30 años y se doctoró en Filosofía en la Universidad de La Habana.

Crédito: Primero Noticias Rio Cuarto

La movilización  comenzó en la provincia de Matanzas, ubicada a 160 km de La Habana, por un aumento de contagios de coronavirus. Desde hace un mes el país “está vacunando con sus vacunas” a un ritmo lento porque el bloqueo le impide acceder a recursos necesarios y básicos.

“Sin deslegitimar la protesta de la población porque confluyen varios factores” sostiene que se produjo un encuentro que resonó  “como  el pitillo de la olla a presión y sale a decir: Estamos cansados de la escasez tremenda, agudizada en tiempos de pandemia. Nunca hubo abundancia; pero, es la escasez dentro de la escasez”, enfatizó.

Para las ambiciones de Estados Unidos de ahogar a Cuba, de asfixiarla económicamente, para rendirla por hambre y desesperación, este tiempo es el ideal”.

La intelectual recordó al inicio que desde hace 60 años la isla caribeña sufre un bloqueo “llamado embargo” que prohíbe la compra y venta con Cuba. “Y no es algo que se aplica al interior de los Estados Unidos sino  a todo aquello que tiene que ver con algún porcentaje de capital norteamericano” lo que en un mundo trasnacionalizado “es global”.

Frente a este escenario, dice,  el gobierno apostó a la industria del turismo para resolver los problemas económicos y avanzar en el desarrollo. Pero, la llegada de la Covid “fue fatídica porque el país está cerrado”.  Entonces hay  escasez de alimentos, de medicamentos y de insumos para que funcione un país. A lo que se suman “la falta de acceso al crédito internacional, el pago cash, y escasos recursos en plena pandemia”.

En este contexto manifestó que “Para las ambiciones de Estados Unidos de ahogar a Cuba, de asfixiarla económicamente, para rendirla por hambre y desesperación, este tiempo es el ideal”. A tal punto, agrega,  que los comentaristas de cadenas de noticias internacionales dicen que “esta es la oportunidad” para “fogonear la caída el gobierno”. En este sentido recalcó que “la derecha en el mundo actúa mancomunada mente y EE.UU está muy desesperadito por caerle con la garra a Cuba”.

Abrir canales de diálogo

Ante una pregunta sobre la situación política y la fortaleza del presidente Miguel Díaz Canel recordó que en los noventa el país se preparó para la escasez total de recursos cuestión que hoy es marcada. En esa dirección, sostuvo que a su entender “Se debió haber fortalecido la interacción política entre el gobierno y la población” refiriéndose a un mayor  esclarecimiento, participación, y una conciencia mayor de lo que está pasando cuestión que “no veo que haya estado presente”.

Por otra parte, señaló que “cuando la situación es tan grave hay que abrir los canales para escuchar las iniciativas por pequeñas que sean y las propuestas de la población”. Sin caer en el “caballito de batalla” de la consigna “libertad, libertad” cuando faltan  productos básicos indispensables. Porque “no es todo el mundo que salió por eso”, afirmó. Tras cartón criticó el “cinismo internacional” poniendo el foco en la ONU que lleva 30 años votando el rechazo al bloqueo y ahora “rápidamente salió a decir que escuchen a la gente y el clamor de libertad”. Lo mismo que el Presidente Joe Biden que  pidió que “acompañen ese pedido”.

Desde otro ángulo ponderó la posición de Andrés Manuel  López Obrador que instó a “levantar el bloqueo”. Y señaló que la crisis afecta a amplios sectores de la economía en el mundo y puso como ejemplo al área  hotelera que en Europa recibió créditos de miles de millones de euros para sostener la actividad en los países ricos con el dinero de los países pobres que pagan la deuda externa.

Finalmente, enfatizó que si todos los países que votan en la ONU- una organización intergubernamental que tiene poder de gobierno- “hicieran efectivo su No al bloqueo, Cuba no lo tendría”. Pero, aclaró que “No lo hacen por temor a las represalias económicas” y al chantaje.  “Es una verdadera guerra económica  contra Cuba y eso hace mella en la vida diaria de la población. El bloqueo  existe y deja huellas por eso hay que actualizar modalidades políticas de diálogo entre la población y el gobierno porque no se pueden dar repuestas  tradicionales frente a una realidad que no lo es”, concluyó.

Relacionada: ¿Qué hay detrás de la campaña internacional #SOSCuba?

*Agencia Prensared. Fuente: audio Radio Naciona| Foto principal BBC. 

V: 731 T: 902370