María Elena Troncoso: “Debemos realzar Nacional como proyecto colectivo de comunicación”

La flamante directora de Radio Nacional Córdoba visitó la sede del Cispren. Fue recibida por la secretaria General María Ana Mandakovic, el Adjunto Javier De Pascuale y el Administrativo Miguel Apontes. Más allá de la presentación formal, se explayó sobre sus proyectos en la emisora y aseguró: ”Me considero una trabajadora más, por eso decidí afiliarme al sindicato”.

Por Redacción Prensared

Troncoso asumió en plena cuarentena. El Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio trastocó el funcionamiento regular de las distintas áreas de la radio. No ha podido aún definir la grilla de programación para 2020 y, como parte de la red de medios públicos, Nacional Córdoba debió sumar siete horas diarias de contenidos educativos (elaborados por la Secretaría de Medios y Comunicación Pública y el Ministerio de Educación de la Nación). “La emergencia, a propósito de la pandemia, desnudó muchas carencias de nuestra sociedad”, dice, reconociendo que no todos cuentan con conectividad de internet o acceso a la televisión por cable. “Hay chicos en algunos rincones de la provincia que sólo pueden acceder a estos contenidos a través de la radio pública cuando en tiempos de cuarentena no hay clases”.

La nueva directora cuenta con una vasta trayectoria en la gestión pública y como gestora cultural, además de su profesión de abogada. “Mi experiencia en la gestión, creo, es una fortaleza a la hora de buscar potenciar y realzar a esta herramienta fundamental de la comunicación, desde una concepción distinta de lo que ha sido hasta el momento este medio público”. María Elena Troncoso ocupó la Subsecretaría de Cultura y Creatividad en el Ministerio de Cultura de la Nación hasta 2015; antes había ejercido en la misma cartera la dirección del Instituto de Cultura Pública, la de Acción Federal y de Asuntos Jurídicos; en Córdoba fue Asesora Legal y Técnica de la Agencia Córdoba Cultura, además de integrar el elenco estable de la Comedia Cordobesa, y ser docente e investigadora de la Universidad Nacional de Córdoba, donde se encuentra a días de defender su tesis de doctorado en Artes.

Los trabajadores y las trabajadoras

Desde el sindicato se le trasladó la preocupación de larga data: los contratos eventuales y artísticos. “Soy consciente de este problema, no comparto esta precariedad; de todas maneras, por el momento puedo garantizar la continuidad de estos trabajadores y seguir bregando por regularizar su situación”. También se refirió a las limitaciones de la emisora a la hora de generar contenidos propios y una programación local, aceptando que es necesario apuntalar la planta para cumplir los objetivos trazados. “Cuando llegué, encontré que la operación estaba en manos de dos trabajadoras, muy jóvenes y con un contrato bajísimo; salir al aire dependía de ellas; bueno, puedo decir que intercedí rápidamente ante las autoridades de la radio a nivel nacional para mejorar de inmediato y de cara a futuro su situación”.

“Los recursos humanos con que cuenta Nacional son todos valiosos: gente muy comprometida con la radio, que ama su lugar de trabajo, grandes profesionales; lo pude redescubrir en este corto tiempo; todos, los técnicos y operadores, los periodistas, los administrativos o el personal de maestranza”, amplió y se detuvo pensando en el cúmulo de situaciones a resolver. “El punto es ir abordando los problemas sin eludirlos y superar años de desidia y desinterés de parte de quienes tuvieron a su cargo la dirección antes”, abundó. Se definió “como una trabajadora más” y completó la ficha de afiliación al sindicato.

Género

A los pocos días de asumir su función María Elena Troncoso sorprendió con la designación de Celeste Giacchetta. No fue una decisión más: se trata de la primera comunicadora trans en Radio Nacional del país. “Quise dar a esta nueva gestión una impronta determinada; tengo muy claro que desde la comunicación pública debemos sumar a que se generalicen las políticas de género; la radio debe contribuir a multiplicar los discursos por fuera de las voces hegemónicas”, explicó y enseguida celebró que el Cispren cuente con un Protocolo de Prevención de la Violencia de Género que, aseguró, se incorporará muy pronto también a Radio Nacional.

Los proyectos

A pesar del especial momento, donde la pandemia complicó la de por si maltrecha economía argentina, no abandonar ningún proyecto y “contagiar entusiasmo a la hora de superar escollos es motivador para avanzar”, sostuvo Troncoso, y se entusiasma con la idea de que, “a partir del tremendo piso que significa trabajar con la gente de la radio, todos muy competentes en cada puesto, es que me permito proyectar hacia el futuro para poner a Radio Nacional Córdoba en el lugar que le corresponde; quiero abrir sus puertas a todos y todas, quiero que recupere su protagonismo, quiero que se usen a pleno sus instalaciones; estoy pensando en un Centro de Arte, Cultura y Comunicación totalmente abierto a la comunidad cordobesa”.

Entre los principales proyectos, enumeró la recuperación de la frecuencia modulada (la 100.1) “no ya para re transmitir la programación de la AM, sino con programas propios; de hecho ya empezamos y cuando me pidieron hacer un segmento deportivo le di el visto bueno; confieso que me llamó la atención cómo me lo agradecieron, sin dudas hacía tiempo que nadie escuchaba a los trabajadores”. Y se refirió a poner en valor el servicio informativo: “Tenemos grandes periodistas en la radio, y aunque ahora no es posible salir a cubrir la calle con algún móvil, esto lo vamos a revertir. Nacional debe recuperar su área de noticias con mayores espacios”, afirmó.

La directora amplió el concepto de apertura: “Tengo clara una forma de ejercicio de la función pública y destaco en este sentido la transparencia, buscaré la mayor apertura a la hora de convocar a aspirantes para cubrir espacios, me voy a apoyar en instituciones como la Universidad y su Facultad de Comunicación o el propio Cispren”.

En cuanto a la carencia de recursos, dijo no temer a la apertura comercial. No solo buscando ingresos a través de espacios en la radio que se puedan abrir a distintas propuestas, sino también con las instalaciones como el auditorio, el foyer o las aulas disponibles en el subsuelo. “El reducido margen es posible extenderlo con una apertura comercial legal y transparente”, sostuvo.

Explicó asimismo que la infraestructura de la radio y su centro cultural debe servir para actividades de distintos colectivos, desde jóvenes hasta la tercera edad. “Habrá convocatorias amplias, para eventos solidarios, de instituciones de la sociedad civil, para la presentación de los elencos estables de Córdoba; nos proponemos continuar y ampliar convenios a nivel provincial y municipal; quisiéramos que desde el futuro Centro de Arte, Cultura y Comunicación que abarca el Auditorio, las salas del subsuelo y la emisora, se pueda promover la formación en distintas áreas, la producción artística y su difusión mediática”.

Finalmente se refirió al papel que le compete a Radio Nacional: “Este es un espacio de consenso, anti grieta, por lo tanto no habrá privilegios ni castigos para nadie y no solo en términos de identificación política; para realzar la emisora es necesario romper con ciertos modos de funcionamiento viciados, propios de ámbitos públicos; no admito ningún preconcepto a la hora de tomar decisiones sobre su rumbo”.

Foto: gentileza Guillermo Mañas (Eclecticamagazine)

www.prensared.org.ar

V: 36 T: 28307