Duros reproches a Córdoba por habilitar la presencialidad escolar

Grahovac le respondió al presidente Fernández: “Somos una provincia responsable”. Como estaba previsto  ayer se realizó una caravana vehicular “en defensa de la virtualidad” por las calles de la ciudad. La encabezaron docentes y padres de alumnos que exigen la continuidad del dictado de clases en modo remoto “hasta tanto se aplane la curva de contagios y muertes por coronavirus”.

Por Redacción*

La decisión del gobierno de Córdoba de regresar a la presencialidad en las aulas en los ciclos primario, inicial y especial, en el marco del inicio de una nueva etapa de flexibilizaciones, generó ayer un fuerte enfrentamiento político entre autoridades nacionales y de nuestra provincia, como consecuencia de que este distrito atraviesa por estas horas una situación epidemiológica por demás compleja, como consecuencia del preocupante avance de la segunda ola de la pandemia de Covid-19.

De hecho, en la víspera se desarrolló una caravana vehicular “en defensa de la virtualidad” por las calles de nuestra ciudad, encabezada por docentes y padres de alumnos, que exigieron la continuidad del dictado de clases en la mencionada modalidad y para todos los niveles, hasta tanto se aplane la curva de contagios y muertes por coronavirus. La manifestación se inició en la plaza Colón y culminó en inmediaciones del Centro Cívico.

Como se sabe, tras las críticas lanzadas el fin de semana pasado por la Mesa de Sindicatos Docentes de Córdoba, que nuclea a la Uepc, a Sadop y a otras cinco entidades gremiales del sector, se sumó ayer al debate el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien acusó a las administraciones de Juan Schiaretti, de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), y de Rodolfo Suárez (Mendoza), de “incumplir los parámetros sanitarios construidos en consenso con todas las jurisdicciones”, y acordados en el Consejo Federal de Educación.

El funcionario nacional mencionó los indicadores que se utilizan en otros países, como Alemania, para definir la suspensión o no de la presencialidad. “En Alemania, con una tasa de incidencia de 320 contagios cada 100.000 habitantes -en dos semanas- se cierran las escuelas. En Estados Unidos es de 100. La Ciudad de Buenos Aires está con una incidencia de 1.050, y Córdoba de 1.099; es decir, que se triplica el indicador de Alemania”, precisó Trotta.

A continuación, el presidente Alberto Fernández advirtió que “todo eso es jugar con fuego y yo lo que lamento es que el fuego va a quemar a la gente, a los argentinos de cada uno de esos lugares”. La respuesta no tardó en llegar a través del titular de la cartera educativa de Córdoba, Walter Grahovac. “Prefiero no polemizar porque nosotros tenemos la responsabilidad de gobernar y que los servicios del Estado le lleguen a la sociedad, somos una provincia responsable, que acompaña al gobierno nacional pero representa los intereses de Córdoba y conocemos a nuestra sociedad”, explicó Grahovac.

Doce localidades suspendieron las clases

El ministro de Educación de Córdoba agregó en torno a los reproches lanzados por la Casa Rosada que “prefiero darle la tranquilidad a la gente de que el Ministerio de Salud sigue de cerca el tema y donde no hay condiciones no habilitamos la presencialidad”. Justamente, la Comisión Provincial de Educación y Salud anunció la suspensión de la presencialidad en 12 localidades del interior, a partir de solicitudes realizadas por diversos municipios y comunas.

Se trata de Alto Alegre, Balnearia, Corral de Bustos, La Tordilla, Cruz Alta, Villa Gutiérrez, Lucio V. Mansilla, Bialet Massé, San Marcos Sierras, Arias, Cosquín y Deán Funes. En siete de esas localidades, la suspensión se aplica en todos los niveles y modalidades hasta el próximo viernes.

A su vez, en Santiago Temple, Agua de Oro, El Manzano, Coronel Moldes, Cruz de Caña, Laguna Larga, Quilino, La Carolina El Potosí y Tránsito solo se dispuso el aislamiento de las burbujas afectadas como está previsto en el protocolo marco.

La Uepc insta a los docentes a optar por la virtualidad

La Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (Uepc) realizó ayer una presentación ante el Ministerio de Educación para que los docentes puedan optar por dictar clases virtuales en el marco de la crisis sanitaria. Amparado en las normativas nacionales que regulan el establecimiento de los semáforos sanitarios, el gremio aseguró que Córdoba cumple los criterios para ser considerada en situación de “alarma sanitaria y epidemiológica”, por lo que estimó que “se debe suspender la presencialidad educativa en todos los niveles”.

Desde  la Uepc afirmaron que el pliego de fundamentos elevado ante la cartera educativa permitirá que cada docente -que así lo considere- pueda seguir desempeñando su tarea desde la virtualidad. Para ello, los trabajadores de la educación deberán realizar una presentación individual ante su escuela que “encuadre la continuidad de su tarea en la virtualidad”.

Fuente: Hoy Día Córdoba

www.prensared.org.ar

V: 282 T: 95093