Córdoba en Llamas: Pronunciamiento en defensa de la naturaleza

 Advierten que “una vez más volvemos a ver como los manejos productivistas y devastadores reducen a cenizas espacios de monte nativo que son nuestra última reserva ambiental”. En este sentido, consideran que el Estado provincial debe tomar las medidas correspondientes “frente el avance de los negocios (inmobiliarios y agrarios) y la erosión de los montes nativos y la extinción de toda la fauna de nuestra sierra y de las comunidades campesinas que la habitan y mantienen desde hace cientos de años”.

Por Redacción*

Las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales, la Facultad de Filosofía y Humanidades, y la Facultad de Artes, llaman a la comunidad de la Universidad Nacional de Córdoba a un pronunciamiento en defensa de la naturaleza. Texto completo.

No podemos esperar más debemos y necesitamos actuar y defender a nuestras sierras y monte nativo de manera responsable y participativa. 

A 24 días del mes de agosto del 2020, atravesando por una Pandemia global, hacemos un llamado al cuidado y a la solidaridad con las familias y comunidades de las sierras de Córdoba, que hoy se encuentran seriamente amenazadas por un incendio de escalas históricas, cuyos daños son casi totales. Todos los años, durante el mes de agosto nos encontramos esperando que la falta de lluvia y el uso del suelo por parte de los grandes productores no vuelvan a someter a las comunidades al fuego, y una vez más volvemos a ver como los manejos productivistas y devastadores reducen a cenizas espacios de monte nativo que son nuestra última reserva ambiental.

Este año signado por el llamado de atención que el fenómeno del COVID19 hace sobre las acciones que como especie humana desarrollamos en contra de nuestra madre tierra, y cuyos efectos como el cambio climático, sumado a la falta de respuesta en relación al ordenamientos territorial, hacen que los y las campesinas, así como las poblaciones que viven en zonas rurales sean las más afectadas y vulneradas en sus derechos.

Los ejemplos del “desmanejo” y la falta de ordenamiento territorial significan pérdidas irreparables en muchos casos. Sobran los ejemplos en las últimas semanas, Cerro Negro, Copa Cabana y Villa Albertina 15.000 ha en un solo evento,  sumándose a los siniestros de la Quintana, Tanti, Calera, Tulumba y Alpa Corral, la destrucción del  Monte Nativo de las denominadas zonas rojas, comunidades encerradas por mineras como Casa Bamba, más de 200 productores y productoras que perdieron todo.

Esta situación se suma a las comunidades sin asistencia y en situación de aislamiento por parte del Estado, sin ningún equipamiento de salud o de asistencia social, deterioro de los caminos rurales, deterioro ambiental por el avance de desmontes en plena pandemia y falta de equipamientos para afrontar la temporada de incendios. Desconocimiento por parte de los estados de las poblaciones que exigen la protección y promoción como Áreas Campesinas para la soberanía alimentaria.

El Estado provincial debe responder de manera definitiva y propiciar los ordenamientos territoriales frente el avance de los negocios (inmobiliarios y agrarios) y la erosión de los montes nativos y la extinción de toda la fauna de nuestra sierra y de las comunidades campesinas que la habitan y mantienen desde hace cientos de años.

Como Facultades de la Universidad Pública bregamos por la plena vigencia Declaración de los Derechos de lxs Campesinxs, y por el reconocimiento de los Derechos de la Naturaleza. Reparación histórica, políticas de conservación y recuperación del Bosque Nativo y efectivos desarrollo de los Planes de Ordenamiento Territorial en toda la Provincia.

Fuente: Prensa Artes

Foto: Bomberos Voluntarios de La Cumbre, Capilla del Monte y La Falda

www.prensared.org.ar

V: 217 T: 182353