Cómo circulan las noticias falsas y qué hacer para combatirlas

En un encuentro virtual organizado por la Red Tal (Televisión América Latina), representantes de medios públicos de la región debatieron sobre la  infodemia y las noticias falsas. Participó en representación de Argentina, Bernarda Llorente, presidenta de Télam. Propuestas.

Por Romina Calderaro*

Que las guerras entre países hoy son tan importantes como las llamadas Infowars o guerras informativas, que mucha gente dejó de creer en los medios de comunicación tradicionales y se vuelca por eso a otras plataformas, que las fake news proliferan en contextos de frustración de la población, que los jóvenes son menos propensos a caer en la trampa de una noticia falsa, que la reproducción de noticias falsas tienen fines políticos y económicos porque las redes sociales ganan dinero con su reproducción. Que una parte importante de la población de Latinoamérica ni siquiera puede desinformarse porque no se le garantiza la conectividad como derecho humano.

Ésas fueron algunas de las tesis expuestas en el zoom Infodemia y Comunicación pública, el rol de los medios, que se desarrolló este viernes con la exposición y el debate que dieron representantes de medios públicos de América Latina en una convocatoria impulsada por el Consejo Directivo de la Red Tal (Televisión América Latina) que agrupa a más de 150 canales públicos, culturales, cooperativos, comunitarios, parlamentarios y universitarios de la región.

Pero los expositores no se quedaron sólo con el diagnóstico, la descripción y la preocupación que generan la infodemia y las fake news para la población mundial, sino que hubo un tiempo dedicado a presentar propuestas para combatir el fenómeno.

Llorente habló de noticias falsas, contexto, y de los “pecados” de la comunicación expuestos por el Papa. Foto Florencia Downes.
Por qué y para qué las noticias falsas

Cada expositor tuvo siete minutos para exponer su visión sobre la  infodemia y  las noticias falsas y empezó con su tesis el mexicano Jenaro Villamil, presidente de  la Red Tal.

El contexto político en América Latina está virando a la izquierda, pero el sistema mediático que incluye a los medios masivos y a los digitales no ha cambiado, son grandes reservorios de la derecha en contra de los procesos de cambio”, contextualizó.

Luego habló de la importancia que hay que darle a las guerras informativas o Infowars y a su preocupación porque los contenidos desinformativos penetran con más facilidad que los contenidos informativos.

También se refirió a la inclinación adrede de los medios a la comunicación afectiva entendida como esa que genera miedo.

A su turno, Bernarda Llorente, presidenta de Agencia Télam, puso el acento en los discursos de odio que contienen las noticias falsas, cuyo objetivo es generar determinado estado de ánimo en la gente que las consume. Pero Llorente agregó un matiz importante: las noticias falsas proliferan en momentos de frustración de la sociedad, se aprovechan de los estados anímicos de lo que denominamos la gente. Y citó al papa Francisco, a quien entrevistó recientemente en exclusiva para agencia Télam.

“El Papa es además de un líder religioso un líder social y político cuyo discurso es disonante frente al discurso plano general y recordó los cuatro pecados de la comunicación que define el Sumo Pontífice.  “Francisco habla de la desinformación, la calumnia, la difamación y la coprofilia”, dijo.

Sobre los discursos de odio, la presidenta de Télam subrayó que tienen el objetivo “de marcar la cancha

En representación de Perú, habló Hugo Coya, escritor y periodista. “Las noticias falsas tienen una razón política y una razón económica.  Las redes por ejemplo ganan dinero con la difusión en las noticias falsas y estamos frente a la cultura de la memecracia porque hay un desencanto y una baja credibilidad de lo que informan los medios”, afirmó.

Para exponer la visión brasileña, Chico Marés, coordinador de la agencia Lupa. Con un ejemplo sobre lo que pasó con las vacunas durante la pandemia demostró cómo permean las noticias falsas.

“Antes de la pandemia, la confianza de los brasileños en las vacunas era del 90 por ciento. Después de la campaña antivacunas cayó al 75 por ciento”, explicó.

La analogía que hizo con ese dato es preocupante e importante de cara al proceso electoral que se viene, que tiene a Lula como gran favorito para destronar a Jair Bolsonaro. Usan métodos para reducir la confianza en las creencias que van a intentar usar pata horadar la confianza en el sistema electoral“.

Patricia Villegas, Presidenta del Multimedio Latinoamericano y Caribeño TeleSUR, transmitió su visión de los medios públicos de esta región.

“Los medios hegemónicos están atravesando una crisis de legitimidad. La gente no les cree, pero además dice que las noticias se vuelcan demasiado a la política y a la covid, que las noticias son desesperanzadoras y que nunca se ofrece una solución”, dijo. Y se mostró convencida de la necesidad de darle “más participación a las audiencias para que expresen sus intereses”.

Ana María Ruiz, de Colombia, hizo eje en las audiencias de los más jóvenes, dijo que son menos vulnerables a creer en fake news habló de la necesidad de prestarle atención al metaverso y ver cómo ingresa ahí el periodismo y dejó planteada la pregunta: ¿Qué les sucede a les chiques con la información?

Las propuestas

Protestar por algo sin proponer un modo de cambiarlo no tiene sentido. De modo que después de la exposición del problema, los participantes dijeron cómo les parece que puede empezar a cambiarse el fenómeno de la infodemia y las falsas noticias.

Llorente habló de que la salida tiene que ser colaborativa y de la necesidad de aumentar el derecho humano a la conectividad en América Latina, desde México propusieron que la Red Tal cree un sistema de verificación  de noticias y que se cree un departamento de investigación de las fake news, se habló de hacer coproducciones en las audiencias infantiles, de agregar más buenas noticias a loa condenidos y de la necesidad de alfabetizar desde la más tierna edad a les niñes para que sean consumidores menos propensos al engaño.

Fue un primer encuentro al que seguirán otros, porque el problema es grande y complejo, pero desde los medios públicos de América Latina se dio el puntapié inicial.

*Periodista. Fuente Agencia Télam.

www.prensared.org.ar