A cuatro años del crimen de Berta Cáceres, exigen que se juzgue a los autores intelectuales

Ayer se cumplió el cuarto aniversario del asesinato de la líder indígena, defensora del agua y los territorios, Berta Isabel Cáceres Flores.Familiares y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), exigieron que se capture y castigue a los autores intelectuales del crimen.

Por Redacción*

El asesinato de Berta Cáceres fue el punto culminante de un largo proceso de persecución y agresiones en contra de ella y lo que representaba, de parte de la empresa Desarrollo Energético (DESA) en complicidad con el Estado de Honduras, en el marco de la lucha en contra de la inconsulta represa.

Por el crimen de Cáceres, ocurrido el 2 de marzo de 2016 en su casa de habitación en La Esperanza, Intibucá, siete personas han sido condenadas, pero aún faltan que se capture y castigue a los intelectuales de este asesinato.

Varias organizaciones se reunieron en el Centro de Encuentro y Amistad “Utopía” del Copinh en La Esperanza, para conmemorar con diversas actividades el cuarto aniversario del asesinato de Berta Cáceres, el que se inició el día domingo con la exhibición del documental “Desenredar el ser”.

Este cuarto aniversario está dedicado a la lucha por el agua y por la cual Berta Cáceres fue asesinada al defender el río donde la empresa Desarrollo Energético (DESA), construía el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca en la comunidad lenca de Río Blanco.

El Copinh, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la Fundación Friedrich Ebert (FES) y la Rel UITA se juntaron para honrar la vida y el legado de Berta Cáceres, a través de una exposición fotográfica que recuerda su vida y su trayectoria como defensora de los derechos humanos del pueblo Lenca.

El Copinh, indicó en un comunicado que el crimen de Cáceres ‘fue planificado por los dueños’ de DESA, encargada de desarrollar el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

“Este crimen solo fue posible por la unión con las fuerzas represivas del Estado de Honduras que participaron de su persecución política, vigilancia y criminalización”, señaló la organización.

Asimismo indica en su comunicado que “este crimen representa el plan para intentar destruir la lucha territorial y articuladora por la refundación de Honduras, liderada por Berta Cáceres y sembrar el miedo a las luchadores y luchadores de Honduras”.

Añade el Copinh, del que Berta Cáceres fue fundadora, que su lucha no ha parado de retoñar en miles de expresiones dignas de resistencia del pueblo hondureño.

Un día después de su crimen, señala la organización indígena, que junto a familiares y organizaciones se propusieron construir la justicia para ella, desafiando la impunidad estructural del país que ha sido cómplice de los ataques a los pueblo y de su persecución política.

“Este proceso a tratado de librar una lucha más allá de la disputa legal, profundizando la lucha en defensa de los territorios amenazados por proyectos hidroeléctricos, mineros, de generación de energía, privatizadores de las playas e invasores de los territorios indígenas, garífunas y campesinos”.

La organización indicó que grandes esfuerzos le ha implicado luchar porque sean determinadas las responsabilidades a las personas y la estructura criminal que cometió este crimen.

“El rugido mundial de justicia ha permitido que a 4 años tengamos enjuiciados a 7 personas vinculados con la autoría material del crimen y comenzado un proceso contra David Castillo, autor intelectual del mismo. Pero hemos comprobado que un cerco de impunidad se levanta para proteger a los autores de máxima responsabilidad en el crimen a pesar de la cantidad de evidencia”.

En el escrito el Copinh indica que “hemos confirmado y denunciamos plenamente que el Estado de Honduras represor y violador de derechos humanos no pretende perseguir a los miembros de la familia Atala Zablah, Daniel Atala Midence, Jacobo Atala Zablah, José Eduardo Atala Zablah y Pedro Atala Zablah, empresarios responsables de la toma de decisión del crimen de Berta Cáceres”.

Finalmente el Copinh finalizó expresando que “por eso seguiremos luchando por todas nuestras justicias, desde nuestros cuerpos y territorios. Por la libertad, por el futuro que merece el pueblo hondureño”.

El Copinh convocó para ayer a un tuitazo mundial en las redes sociales para pedir justicia para Berta Cáceres y por la tarde-noche se realizará la marcha de las antorchas.

Fuente: Publicación de Agencia Nodal (Defensores en Línea)

www.prensared.org.ar

V: 25 T: 33374